El origen de Cuajinicuilapa, años de tradición

Cuajinicuilapa, la Perla Negra del Pacífico.

Antes de la llegada de los españoles, Cuajinicuilapa era provincia de Ayacastla. A su vez, Igualapa fue la cabecera de la provincia hasta la Independencia y después se trasladó a Ometepec.

En 1522 Pedro de Alvarado fundó en el corazón de Ayacastla la primera villa española en Acatlán. Una insurrección tlapaneca ocasiona la huida masiva de los lugareños y la villa es paulatinamente abandonada. Durante ese siglo XVI la población indígena fue desapareciendo debido a las guerras, la represión y las enfermedades.

Los españoles, se vieron en la necesidad de buscar trabajadores de otras latitudes para seguir explotando las tierras usurpadas. Dando inicio a la trata negrera, que es uno de los hechos más crueles y lamentables de la historia.

La mayoría de los esclavos llegaban a Veracruz, también hubo desembarcos forzosos, contrabando de esclavos y grupos de cimarrones, que llegaron a la Costa Chica.

cuajinicuilapa

Los Afroamericanos

A mediados del siglo XVI don Mateo Anaus y Mauleon, capitán de guardia del virrey, acaparó enormes extensiones de tierra en lo que fuera la provincia de Ayacastla. Que comprendía por supuesto a Cuajinicuilapa.

La región fue convertida en un emporio ganadero que abastecía a la colonia de carne, pieles y lana. En esta época llegaron a la región varios negros cimarrones que buscaban refugio; algunos venían del puerto de Yatulco (hoy Huatulco) y de los ingenios de Atlixco. Éstos aprovecharon lo aislado de la zona para establecer pequeñas comunidades donde pudieran reproducir sus patrones culturales y vivir con cierta tranquilidad lejos de sus crueles represores. En caso de ser capturados recibían un feroz castigo.

Don Mateo Anaus y Mauleon les brindó protección y con ello obtuvo mano de obra barata, de tal modo que poco a poco Cuajinicuilapa y sus alrededores se fueron poblando de cuadrillas de negros.

Las haciendas de esa época fueron verdaderos centros de integración étnica donde convivían, junto con los amos y sus familias, todos aquellos que se dedicaban al trabajo de la tierra, la vaquería, el curtido de pieles, la administración y la atención doméstica: españoles, indios, negros y toda suerte de mezclas.

cuajinicuilapa

Los esclavos se hicieron vaqueros y se dedicaron en buen número al curtido y la preparación de pieles.

Los siglos transcurrieron con abandonos, nuevos repartos territoriales, conflictos armados, etcétera. Hacia 1878 se instaló en Cuajinicuilapa la casa Miller, Además de ser fundamental en el devenir de la región durante el siglo XX.

La casa era una sociedad de los Pérez Reguera, pertenecientes a la burguesía de Ometepec, y Carlos A. Miller, un ingeniero mecánico estadounidense de origen alemán. La sociedad consistía en una fábrica de jabón, así como en la cría de ganado y la siembra del algodón.

El latifundio Miller abarcaba todo el municipio de Cuajinicuilapa, con una extensión aproximada de 125 mil hectáreas. Los ancianos afirman que entonces “Cuajinicuilapa era un pueblo con apenas 40 casitas de zacate y techo redondo”.

Fuente original Wikipedia.